La Línea Clara

UN BLOG SOBRE TENDENCIAS, MERCADO, CULTURA Y CRÍTICA DE COMIC, ESPECIALMENTE EN SU VARIANTE DE NOVELA GRÁFICA, EUROPEA MAYORMENTE, Y CON ESPECIAL QUERENCIA POR LA LÍNEA CLARA @AlexRuizPosino
Posts tagged "Juan F Molinera"

Hace unos días pedí a algunas de las mejores voces de nuestra blogosfera –las que más saben, las que nos ayudan a disfrutar entendiendo mejor lo que leemos, las que ven lo que a otros se nos escapa, las que tienen una sensibilidad que conecta con la nuestra, las que entienden lo que nos emociona y divierte– que me hiciesen llegar algunas recomendaciones de lecturas para el verano. Las que siguen son las de Juan F. Molinera, motor comiquero de Sigue al Conejo Blanco, al que desde La Línea Clara agradezco enormemente que encontrase un poco de tiempo para compartir sus opiniones con todos nosotros. No se las pierdan, estimado lector.

Tres recomendaciones estivales, por Juan F. Molinera

1. Crónicas de Jerusalén de Guy Delisle (Astiberri, 2011)

Para los que necesitan un dato objetivo podríamos decir que “Crónicas de Jerusalén” fue Premio al Mejor Álbum en el Festival de Angoulême de 2012. Para el resto, comentar que se trata de una de las mejores obras del 2011 y una “fotografia” fiel, didáctica y con agudo sentido del humor de la situación en Israel. A través de su característico estilo gráfico (casi bitono, 6-9 viñetas por página y primando la expresión a través de la simplificación de detalles) y elaborado a base de pequeñas historias, Delisle se asocia con el lector para descubrir y entender un largo conflicto a través de sus gentes, en una continua, ingenua, y algo perversa, racionalización occidental. 333 páginas que se devoran y que, lejos de saciar, piden más obras de este autor.

2. Mi mamá (está en America y ha conocido a Buffalo Bill) de Jean Regnaud y Émile Bravo (Ponent Mon. 2008)

Jean, un niño de 6 años que acaba de salir de la etapa preescolar y comienza a dar los primeros pasos hacia la pérdida de la niñez y de la inocencia. Marcado por la ausencia de su madre, ésta se convierte en el eje central de la historia y el leit motiv de los 14 capítulos que conforman este excelente cómic.

Con un predominio de lo visual y un trabajo muy cuidado de Émile Bravo, se trata de una obra imprescindible dentro del cómic europeo que consigue, de una manera admirable, transmitir complejos planteamientos como la “pérdida”, la “mentira” o la “desilusión” a través de la sencillez estética e ideológica y ofreciendo matices a cada una de las relecturas que posteriormente se le hagan.

3. Memorias de un hombre en pijama de Paco Roca (Astiberri, 2011)

Recopilando las historias aparecida en el diario Las Provincias entre mayo de 2010 y julio de 2011, esta obra es un cambio de tercio de Paco Roca y una demostración más de que se trata de uno de los mejores autores de nuestro país. Sus  137 páginas de anécdotas, curiosidades e inseguridades surgidas de su trabajo desde casa consiguen ponernos una constante sonrisa que no sólo no abandonamos, sino que se convierte en carcajada en más de una ocasión. Una lectura fresca y amena, de aquellas que nos gusta recomendar y releer de vez en cuando.